AGILIZAR EXPEDIENTE DE NACIONALIDAD.

Es muy común que las solicitudes de nacionalidad española por residencia se retrasen en su resolución.

Las solicitudes deberían de resolverse antes del año desde que tienen entrada en la Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil, pero lamentablemente siempre se resuelven fuera de plazo.

Tenemos que tener en cuenta que en el caso de no ser resuelto en dicho plazo, se aplicaría el silencio negativo, esto es, se entiende denegada la solicitud. Ello en virtud del artículo 11.3 del Real Decreto 1004/2015, de 6 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regula el procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia:

“3. El procedimiento deberá ser resuelto y notificado en el plazo máximo de un año desde de que la solicitud haya tenido entrada en la Dirección General de los Registros y del Notariado. Transcurrido el plazo aludido sin que haya recaído resolución expresa, se entenderán desestimadas las solicitudes formuladas por los interesados.”

Entonces transcurrido el año desde la solicitud tenemos dos opciones, por un lado, realizar un escrito de trámite de impulso en el procedimiento y, por otro lado, acudir a la vía judicial.

En relación con la vía judicial, el procedimiento a llevar a cabo es un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional pues quien se demanda es al Ministerio de Justicia.

Tras interponer nuestra demanda ante la Audiencia Nacional, en la práctica habitual la Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil suele resolver el expediente por vía administrativa, en aras de evitar el procedimiento judicial y por ende de una posible condena en costas.

Además, no olvidemos que forzamos una respuesta por parte de la administración, pues la Audiencia Nacional, tras admitir a trámite el recurso, requiere al Ministerio de Justicia para que ordene la remisión a este órgano judicial del expediente administrativo a que se refiere el acto impugnado, en el plazo improrrogable de veinte días, de conformidad con lo dispuesto en el Art. 49 de la LJCA. Todo ello con el apercibimiento expreso contenido en el art. 48.7 de la LJCA, en el supuesto de que transcurra el plazo concedido sin que haya sido remitido.

Así las cosas, se obliga a la administración a “ponerse las pilas” para resolver el expediente de nacionalidad.

El riesgo fundamental de este recurso contencioso es que el interesado no tenga derecho a la nacionalidad española y le sea denegada la misma en vía judicial con condena en costas judiciales.

Por ello, antes de tomar cualquier decisión debemos de analizar y estudiar la viabilidad del caso.

Compartir:

También te puede interesar...

LAS FAMILIAS MONOPARENTALES CON DOS HIJOS SERÁN FAMILIAS NUMEROSAS.

DÍAS HÁBILES PARA CUIDADO DE FAMILIARES.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad