NOVEDADES SOBRE VIOLENCIA OBSTÉTRICA.

Un debate abierto tras la reciente sentencia del juzgado contencioso administrativo nº5 de las Palmas de Gran Canaria de 22 de febrero de 2023 que condena a la sanidad canaria a indemnizar a una madre con un millón de euros por prolongar un parto gemelar durante 17 horas por considerarlo un acto de violencia obstétrica.

Esta sentencia pionera en España, dado que recoge el precedente reconociendo el derecho fundamental de una embarazada a elegir si quiere tener un parto natural o cesárea.

La indemnización viene causada por considerar acto de violencia obstétrica que provocó daños irreparables a uno de los bebés.

La violencia obstétrica es un tipo de violencia que ocurre durante el embarazo, el parto y el posparto, y se refiere a todas aquellas prácticas médicas que son consideradas innecesarias, invasivas, dolorosas, humillantes o que van en contra de los derechos y la dignidad de la mujer embarazada y su bebé.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia se ha pronunciado recientemente en un comunicado de fecha 12 de mayo de 2023, manifestando su total desacuerdo con la sentencia, pues literalmente plasman “Los obstetras tienen que actuar siempre basándose en las Guías de Asistencia práctica de esta Sociedad y no en las preferencias de la paciente, que sí serán tenidas en cuenta en la medida que sea posible. La decisión de la vía del parto será responsabilidad del obstetra y la decisión de realizar una cesárea se hará solamente cuando está correctamente indicada, no a petición de la paciente”.

Afirman “Hay que tener en cuenta que el parto es un hecho biológico que se produce de forma natural e inevitable, y como sostiene la jurisprudencia del Tribunal Supremo y de los distintos Tribunales de Justicia, la decisión sobre el método de finalización del parto no incumbe a la paciente por lo que la falta de información producida adquiere escasa relevancia real. Sentencias del Tribunal Supremo Sala III de lo Contencioso de 20 de noviembre de 2012, del TSJ de Murcia de 10 de diciembre de 2010, TSJ de Castilla y León de 30 de septiembre de 2010, TSJ Castilla y León de 15 de diciembre de 2014 y recogido en la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 15 de Junio de 2021. En resumen, lo que viene a recogerse en las mismas es que, respecto a la cesárea, no puede configurarse como una alternativa al parto vaginal de libre decisión para la madre, ya que la misma supone un riesgo de intervención quirúrgica invasiva a considerar por los profesionales médicos en toda su extensión y con las variables que concurran. Es el profesional médico el que ha de observar si concurren los presupuestos que determinan la ejecución de una cesárea. (STS Sala III de lo Contencioso de 20 de noviembre de 2012).”

La cuestión del debate no es solo si la madre tiene libre decisión de parir de forma natural o cesárea, es algo más allá, es si se ha obrado correctamente por parte de los profesionales y por ende hubo negligencia médica por vulneración de la lex artis, dado que según el juzgador “la recurrente diera a luz por parto natural sometiéndola a ella y a los dos fetos a un extenuante parto natural que duró la friolera de 17 horas y con un resultado funesto con el que deben pechar la madre y su hijo, amén de su hermana gemela, y que ninguna cantidad jamás podrá resarcir”.

Indagando sobre este tema, encontramos casos similares donde incluso se ha llegado a pronunciar la ONU.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer dependiente de la ONU ha emitido tres condenas contra España por casos de violencia obstétrica, y recomienda la formación de los profesionales en este sentido “para reconocer las diferentes manifestaciones de la violencia por razón de género contra la mujer, incluida la violencia en el ámbito obstétrico”.

Además, la Organización Mundial de la Salud en 2014 publica un documento en el que alertaba del «trato irrespetuoso, ofensivo o negligente durante el parto» que sufrían muchas mujeres.

Nos quedamos con esta reflexión, y es que como sabemos la medicina no es una ciencia exacta, es una praxis fundamentada en la ciencia, pero a diferencia de ésta, que trata de encontrar leyes generales, la medicina se enfrenta a casos particulares, en los cuales participan numerosas variables que no es posible controlar y en los que el médico utilizando información imprecisa debe tomar decisiones precisas.

La cuestión es que el parto es un acto con gran carga emocional y dolor físico. Denunciar un trato deshumanizado, querer parir con dignidad y desear un buen trato por parte de los profesionales es lo que una madre merece y necesita en esos momentos.

Como ocurre con la abogacía en relación con nuestros clientes, cada caso es un mundo y debemos de llevar su supuesto como un “traje a medida”, no atendemos a protocolos de actuación generalizados. Hacemos ese guiño a ese pequeño porcentaje que se ha encargado la ONU de señalar.

Compartir:

También te puede interesar...

LAS FAMILIAS MONOPARENTALES CON DOS HIJOS SERÁN FAMILIAS NUMEROSAS.

DÍAS HÁBILES PARA CUIDADO DE FAMILIARES.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad